¡DESAHÓGATE Y DAME TU SONRISA!

¿Podría atreverme a consolarte, si las lágrimas alivian tu pena y riegan de esperanza la  flor abierta de tus labios?

doctorpoeta