¿Habría que devengar de la felicidad lo perdido por perfidia? ¡No, nunca, jamás!

La frustración repentina es un “palo que te llevas” pero el alma se libera pues “no hay mal, que por bien, no venga”, cuando del timo, te enteras.

doctorpoeta