Levanto mis ojos:

y por su alcance de anhelo,

avistando desde el valle

hasta tu alcor,

vuela mi asomo a tu cuerpo

¡Es mi súplica de amor

como miran los esclavos

a la cara de su ama,

como acaman los trigales

incubando las espigas

con la brisa en la mañana

antes de salir  el sol!

doctorpoeta