No serás parte de la masa;

te distingue el optimismo que supiste

encontrar, sin salirte nunca del camino

de la curiosidad, del asombro y la dulzura

montado en el vehículo de la simplicidad:

Nunca dejes de vivir como niño;

el presente es tu destino y tu orgullo, construir

la nimiedad.

No aceptes el guante del pesimismo

y la desgracia:

los quieren inocular quitando el quitamiedos

al precipicio

y sólo tú sabes cómo tender las manos,

desoír el rugido de las luchas

y paliar la retórica del mal.

¡Y al fin podremos jugar!

doctorpoeta