Pienso en la muerte y ¿por qué no? La imagino como el regreso de cada cual a su designio en ese espacio, sin tiempo, donde huele a azoe, tal vez a incienso y donde el clima se barrunta: ora lluvia, ora brisa, ora viento, o sol que quema, o rayo y trueno; no importa la mascarilla, pero si olvidas las alas, te aoja el resentimiento

¿Y tenerle miedo al hecho?  No tolero bien el frío, mis reservas al qué momento y dudar si en otro mundo continuará el esperpento.

doctorpoeta