El equipo receptor de las emociones en el hombre, en los cromosomas de las neuronas XY, es incapaz de registrar, por “aforo insuficiente” LA GRAN CANTIDAD DE LAS ONDAS lanzadas por el equipo emisor, desde los cromosomas de las neuronas XX de la mujer.

Al equipo receptor de las emociones, en las neuronas XX de la mujer, NO LLEGAN DEMASIADAS ONDAS desde el equipo emisor de las neuronas XY del hombre, por lo que, en gran medida, su aforo, permanece desocupado

Las interacciones emocionales (de tanta influencia existencial), que se cruzan entre ambos sexos, en general, difieren, tanto en calidad, como en cantidad y son coincidentes en contados episodios. El ajuste para lograr una exacta equiparación, no es cuestión algebraica, conductual, ideológica; por fortuna, la biología, con sus maravillosas ofertas, interviene en la adaptabilidad de emociones contrapuestas, apareciendo, entre otros sentimientos, EL AMOR, entre personas biológicamente diferentes, pero maravillosamente acoplables. El amor entre personas del mismo sexo, también podría explicarse desde el punto de vista biológico, por ser portadores de perfiles hormonales distintos. 

¿Podría ser amar, acoplar de manera maravillosa las benditas diferencias biológicas entre los seres?

Dr. Antonio C. Rodríguez Armenteros