¡La que se nos viene encima!

En mi sien galopa el pulso,

de la vida y su memento,

y me estalla el occipucio:

no es murmullo;

es un macarra aspaviento

de acabose que presiento

sin control, sin disciplina

y rolando  a furia el viento.

doctorpoeta