NO HAY MAL QUE….

Tu porfía en el desdén me llevó a renegar de mi ser absorbente, exaltado, lanzado, nervioso, violento, chiflado, encelado, fogoso, excitado, informal…

¡Muchas gracias, mi bien: siempre te llevaré, porque nunca pensé que, milagros, se hicieran conmigo!

doctorpoeta