TENGO QUE IR AGARRADO

Por mí sólo no me valgo,

ni mucho menos, cojeo

ni del equilibrio sufro;

pero lo tengo muy claro:

para acercarme al futuro

¡tengo que ir agarrado!.

Tenaz, busco un asidero

pero. siéndote sincero,

sería, de ayuda, tu mano.

Correríamos el mundo

por el invierno de cumbres

y valles de copos blancos;

en primavera de nidos

y sol, de brocha suave,

que pinta el verdor del prado

entre claros del follaje;

sería pasable el otoño,

junto a árboles pelados,

abrigándonos del viento

sin soltarnos de las manos.

El verano, muy afable,

refrescándose, con besos,

cuerpos que, en sus cueros, laten;

Un nenúfar que se abre;

un cisne que estira el cuello

al reclamo de su celo…

¡y la pisada de amor, que flotando,

instintos abre!

Reaccionarían nuestras manos

a tristezas o entusiasmo;

con caricias, si hay dulzura

y, con gran fuerza de arraigo,

cuando las almas se arrugan                                                                                 

al beber un trago amargo.

Una vez que me  has cogido,

¡nunca faltes de tu lado!                                                                                                                           

No cojeo, tengo brío                                                                                                 

y aunque vayamos tirando,

necesito ser llevado.

doctorpoeta