¿AMOR DE VUELTA?

Cansados mis versos de llamarte,

las estrofas, dislocadas,

se envilecen

y al poema acuden ripios.

La llamada

no aminora la distancia

y el clamor de la insistencia

desvanece.

Ni te inmutas, quedas fría

y el recuerdo de mis besos

ahora  esquivas

porque estás, imagino,

en otro tiempo.

Yo mantengo mi lugar,

perdí el destino

y lo quiero reencontrar;

desde mi sitio, que fue tuyo,

ha de llegar

el dolor de mi interior

a tus oídos

y mi sed de tu perdón 

que, en alto pido,

aunque, claramente,

afónica mi voz

Vuelve a mí, o al espacio

donde aguardo:

¡nunca es tarde,

para amputar del tiempo aciago,

la gangrena del desprecio

y el dolor de mi quebranto!

doctorpoeta