Todo tuyo me posees,
como tú me perteneces:

Fundidos van nuestros cuerpos,
tan cerca como parece
y, sin parecerlo, lejos.

Parco
dices que me encuentras,
pétreo escondiendo un secreto;
me observas y me reprochas
que me acerco y que me alejo.

Recelosa, más te acercas:
quieres sonsacar la clave
para acceder al misterio;
¡pero no la tiene nadie,
y ni yo mismo, la encuentro!

doctorpoeta