¡Mándame tu corazón, quiero escuchar su latido!…

Y me ha llegado un presente de su gozo y su congoja; de emociones, sentimientos… y, algo que me hizo vibrar:  ¡una bella rosa roja!

doctorpoeta