PEDIATRÍA SUBLIME

 La respuesta clínica a mi opción terapéutica en aquellos casos pediátricos, presumiblemente producidos por el Covid-19, quiero darla a conocer por si pudiera aportar algo en esta lucha, no sin antes establecer las siguientes puntualizaciones:

-La metodología científica, en estas circunstancias, está limitada, necesariamente, a una evaluación empírica- inductiva. Falta el rigor confirmativo por la ausencia, en general,  de un diagnóstico de seguridad; es decir, existen claras dificultades para trabajar con casos testados.

-La aproximación al diagnóstico se consigue con el relato de los síntomas, con la valoración de los signos obtenidos de la exploración, y con la morbilidad epidémica (frecuencia) que suelen ser genuinos.

-Afortunadamente, al menos en mi ámbito de mi actuación, los recién nacidos, lactantes y niños pequeños sólo manifiestan síntomas menores o bien, son asintomáticos.

-En escolares, preadolescentes y adolescentes sí que hemos asistido a casos de más afectación donde la fiebre, la patología faringo-amigdalar y respiratoria causan los síntomas cardinales. En alguna ocasión se han detectado adenopatías y esplenomegalia asociadas y, en un sólo caso, pseudoparálisis por miositis, anosmia y ageusia (alteraciones de olfato y gusto)

-La derivación a urgencias, hasta el momento, no ha sido utilizada en mi casuística.

La elección del antibiótico macrólido AZITROMICINA, en base a mi experiencia en el tratamiento de cuadros de bronquiolitis leve o moderada, con resultados, a veces espectaculares, a dosis de 10 mg/ kg, en una toma diaria durante 7 días la hemos tenido muy cuenta para aplicarla en esta novedosa infección. La conclusión es que, igualmente, se está mostrando  muy útil con la rápida desaparición de los síntomas, a veces al día siguiente de iniciado el tratamiento.

En su farmacodinamia parece demostrarse, además de un potente efecto antiinflamatorio, su alta concentración en los tejidos inflamados, particularmente en las mucosas del aparato respiratorio; de ahí podría derivar su eficacia

Dr. Antonio C. Rodríguez Armenteros