Para gozar el amor, hay que vivirlo; para hacerlo sublime, hay que imaginarlo.

doctorpoeta