¡ES BELLEZA!

PORQUE LA TRISTEZA ES VIDA (¡ ES LA VIDA TENEBROSA!)

Es obvio que las manifestaciones artísticas son, tanto más artísticas, si surgen desde la espontaneidad del sentimiento del artista; el sentimiento, a su vez, es la reacción del ánimo ante experiencias, casi siempre insospechadas: no se eligen como objeto; lo circunstancial, de índole muy diversa, «tienta» al artista y el arte surge de la capacidad y mérito de su respuesta.
Un cordial abrazo