¡DULCE SUEÑO!

Canta la ilusión callada
y sientes tus pechos que manan;
cantan, tu mente y tu llama,
cantan las dulces miradas…

Un eructo, los gases, su “tripa” agitada
y el chupete, nerviosos, reclaman
las mecidas, tu arrullo, un suspiro
y la nana que canta tu alma.

¡Psssssss!

doctorpoeta