Por fin llegó el momento de vacaciones, este año con matices; de su disfrute (y no de sus fatigas) depende, en buena parte, devolver un poco de estabilidad y bienestar, tanto al cuerpo como al alma, que bien se lo tienen merecido.
En el relato de mis objetivos voy a situar:

-En el punto y aparte, en general, a quienes generen, capcioso servilismo.

-Entre paréntesis a la tediosa rutina, al estrés insolente y al sobreesfuerzo, pocas veces productivo.

-Y en el punto y seguido, a la vigilancia minuciosa de la salud física, psíquica y emocional, a la constancia para mantenerla y a impregnar de imaginación y exotismo novedosos al desahogo de las pasiones .

Desde el preámbulo, en el momento de acoplar el equipaje y sin punto y final, para todos y todas, intentaré seguir esmerándome en transcribir todo aquello que quiera contaros mi corazón.

Felicidad y un fortísimo abrazo

doctorpoeta