ETIMOLOGÍA

La procedencia más poética es la del sumerio, sa bot, que significa CALMA EL CORAZÓN y en su origen se consideró como FIESTA DE GUARDAR, que aún persiste en algunas culturas. Constantino, en el Edicto de Milán, hizo oficial para la cristiandad, el domingo, como día semanal dedicado al descanso y al culto religioso.

Consuetudinariamente, en nuestros días, se consiguió que, en el conjunto “días de la semana”, se cercara el subconjunto “finde”, donde la unión de los elementos sábado, domingo, e incluso viernes tarde-noche, se extrapole al tiempo para albergar la necesidad social de romper con la rutina.

Dedicado al dios Saturno, protector de la agricultura y benefactor de la cosecha; hijo de Caelus, considerado el Cielo y de Cibeles, representante de la Tierra.

Mi ferviente deseo de que se realicen vuestros proyectos.

doctorpoeta