Con la risa sardónica, ciertos políticos hacen ostentación del ridículo, porque pretenden dar a entender que están «jodiendo» cuando, en realidad, son ellos los que están «jodidos».

doctorpoeta