Solo un tris, fue tu suspiro

y un segundo, tu mirada;

pero me dijeron  tanto

que,  envueltos en dos palabras,

nunca recibí un regalo

que me llevara, con ansia,

a desatar, loco, el lazo

para meterlo en mi alma

y, para siempre, guardarlo.

doctorpoeta