MATERNIDAD

El amor es esencia universal. El amor materno podría ser, y así lo creo, un peculiar efluvio inagotable de esta esencia, enjaezado de un aroma peculiar de dulzura, entrega y entusiasmo. La madre ama tanto a su hijo, no sólo por ser parte de su propio ser, sino también por sentir en él la prolongación de sus propios circuitos vitales. Su amor va más allá de la propia contrariedad, de todo sacrificio incluso aceptando, con heroísmo, sus reacciones de vileza: SIEMPRE LO AMARÁ, incluso si es agresivo, incrédulo, hostil, rebelde, mentiroso…. Y ¡tantos otros desatinos!

¿Me quedé corto al describir qué es el amor de una madre? Con seguridad.

¡Feliz día a todas las madres, compartiendo con sus seres queridos, optimismo, fervor y complacencia; también, en nombre de los pediatras, hacerles llegar nuestra admiración por todo lo que, increíblemente, aportan a la salud y felicidad de sus hijos!

doctorpoeta