LA CAJA DE PANDORA

Pienso que tantos males que azotan al mundo podrían ser consecuencia de errores, omisiones, indiferencia, intereses, desinformación, presiones, soberbia, egoísmo, etc. de quienes tienen que supervisar. Prácticamente llego al convencimiento de que obsesiones, neurosis, tendencias criminales, explotación, pobreza, desesperación, sectarismos, hambre, guerra, pandemias, son consecuencias de la falta de amor, que es la más trágica de todas las privaciones.

¡Animo!

Antonio C. Rodríguez Armenteros