¡Enciende pronto tu amor que ilumine mi alma, en las sombras de la noche! Me contestas: ¡Joder!… Se atiza la llama del amor sólamente con pensar que puedo perderlo.

doctorpoeta