LOS CELOS EN EL NIÑO

Aparecen, con más frecuencia, en los niños-as sobreprotegidos, retraídos, inseguros, con iniciativa frenada; el desarraigo familiar, hijos no deseados y favoritismo sobre otros hijos, parientes u otras personas del entorno, también provocan esta patología emocional.

Hay que sospechar esta frecuente situación si notamos, en los pequeños, alguno, varios o todos estos síntomas: Rabietas frecuentes y persistentes, pérdidas de orina nocturnas, sonambulismo y terrores nocturnos, vómitos de “protesta” aprendizaje retrasado.

Se debe actuar corrigiendo, en lo posible, los factores que inciden sobre el síndrome. La aparición de la indeseable CELOTIPIA, o celos entre hermanos, requeriría asistencia colegiada en Centro de Psicología Infantil, con terapia de grupo.

Dr. Antonio C. Rodríguez Armenteros