LA FRUSTRACIÓN AMOROSA

¿Podríamos devengar de la felicidad lo, sorpresivamente, perdido?

¡Un “palo” en el corazón, la frustración, siempre atiza; la implacable reflexión lleva al alma sutileza, porque se «destapa» un timo!

doctorpoeta