LA ADOLESCENCIA MEMOLA. CONSEJOS, CUIDADOS Y ALERTAS

                El embarazo en una adolescente supone un incremento de su potencial de nutrición, tanto más importante, cuánto más cercano a la menarquia se produce; muy importante es prevenir el lógico aumento del riesgo para el feto y para la embarazada. Las necesidades que requiere el propio crecimiento de la joven y las extras del embarazo, deben tenerse en cuenta para suplementar la dieta un 20% más sobre el aporte habitual a una chica no embarazada,  sobre todo a expensas de proteínas e hidratos de carbono. La hipovitaminosis D, que ocurre con frecuencia hay que prevenirla, con suplementos diarios de hidroferol, así como de calcio, fósforo, hierro y ácido fólico.

Antonio C. Rodríguez Armenteros