¡Cuánto daría por verte empolvado en la travesura de tus juegos; te has colgado una cadena tan pesada!. La llaman tecnología (para tanto, bien hallada; para ti, tan agresiva), que está trabando tus pasos, que te absorbe y paraliza, que te arroja de tu mundo, a un submundo que esclaviza.

Padre, madre, ¿darías a vuestros hijos pastillas de anfetamina? doctorpoeta