Dejé el amor sobre el acantilado

y ni, su sombra, ya vi.

¡Jóder!  No puso ningún cuidado…

doctorpoeta