A “DESESPERAR” no hay que ir, cuando hay una senda sutil, expedita y tranquila, que conduce a “VIVIR”. Yo ya voy a llegar, ¡ven conmigo enseguida: “tapearemos” allí.

doctorpoeta