LA NOCHE DE LOS POETAS

Fabulando en el  insomnio,

¿dormir? ¡Queda para otros!

En la noche de un poeta,

¿verso cabe, rima acepta?…

Rebosa la papelera

porque el lema, nunca llega,

y, al cavilar, queda absorto.

Dicta sentencia el poema:

¡No! nunca reo será el placer

ni tampoco, el sufrimiento;

ni suicida el mal de amor,

ni nunca, morir por celos.

Escogidas las estrofas

aún, con ripios y defectos,

de besar, suenan chasquidos;

suspiros de una leyenda

y, probablemente cierto,

un orgasmo quitapenas.

¡Soy poeta!

¿Vendrás conmigo a mi noche?

¡Nunca llegues somnolienta!

¡Quiero saciarte de amor

y has de mantenerte alerta!

 Antonio C. Rodríguez Armenteros