EL CLAMOR DE TUS BALCONES

¡Confiad en uno mismo y creed con los demás;  instalad, en el presente, la esperanza por llegar; con idéntico rasero disculparse y disculpad; en el “club de las sorpresas”, ingenioso y muy jovial  en un ambiente festivo, tan agradable y cordial, hay que sujetar la vida  y no dejadla marchar:

¡Es solamente un mal trago, tan ruin como fugaz ; el pesimismo arrojado, la bandera enarbolad: rojo y gualda, sus colores; frente alta y libertad.

doctorpoeta