¿HASTA CUÁNDO ESE PAPEL?

Nunca acierto a comprender

el por qué de tu obsesión

para asaltar mi camino porque,

en farsas e histrionismo

descarado y desabrido,

te insinúas de vez en cuando

y, airada, te dejas ver.

Se deduce  una razón:

no quiere tu amor destino,

lo inoculas en mi vida;

¡desde la insidia me timas,

haciéndote la ofendida,

para pedirte perdón!

doctorpoeta