Férrea unión; el enlace, consolida cada instante; su cohesión indestructible… ¡hay motivos!

Decidimos anhelar la misma meta; aliamos el esfuerzo por llegar; la esperanza fue bastión para alcanzarla; el rompiente, vadeado, sin pesar.Y la orgásmica… ¡ fue en la línea de llegada!

Me donaste el corazón, en transfusion: Cuando estabas muriendo conmigo, se hizo el nexo inseparable.

Antonio C Rodríguez Armenteros