A dos mil veinte años de crucificar un justo, sus seguidores se dividen a la vez en adjutores y arribistas, víctimas y verdugos, ángeles y demonios.

A dos mil veinte días de la perplejidad, nunca estuve más cerca del infierno, más próximo de la gloria y más lejos de mí mismo.

doctorpoeta